Dodgers vs Red Sox

Like

“El Clásico de Octubre” ya tiene a sus invitados, y se darán cita este martes 23, cuando los Campeones de la Liga Nacional, Los Ángeles Dodgers, y de la Liga Americana, Medias Rojas de Boston se vean las caras en un enfrentamiento que encuentra su único antecedente en 1916. Los Dodgers aún estaban ubicados en Brooklyn, New York, y entre la evolución de nombres experimentada por el equipo californiano nos topamos con los Brooklyns Robins, nombres que ostentaron desde 1914 hasta 1931, año en que pasaron a llamarse Dodgers, todavía perteneciendo al condado de La Gran Manzana.

 La Serie Mundial de 1916 fue ganada por los patirojos en cinco partidos, y como dato curioso, registró el juego más largo celebrado en una final, el segundo enfrentamiento se extendió hasta el ining 14. Boston igualó la serie a un triunfo y resultó ganador del encuentro Babe Ruth, quien completo con marcador de 2-1. Esta cantidad de entradas jugadas en un choque de Serie Mundial sería igualada 89 años después por los Medias Blancas de Chicago y los Astros de Houston en el tercer encuentro del 2005.

Roster de los Red Sox, equipo campeón de la Serie Mundial de 1916

 

Esta es la cuarta visita a la Serie Mundial de los Medias Rojas de Boston en los últimos 15 años, habiendo ganado las tres anteriores (2004, 2007, 2013). De su lado, Los Dodgers repiten la distinción en años consecutivos, después de caer ante unos sorprendentes Astros de Houston la temporada anterior, buscan alcanzar la cima en esta oportunidad. Los recuerdos de triunfo que poseen los fanáticos de los Dodgers de los Ángeles, son más bien unas remembranzas difusas y nostálgicas de un idílico 1988 que vio al lanzador Orel Hershiser maniatar los poderosos bates de los Atléticos de Oakland, ganando dos partidos en una serie que se decidió en cinco y alzándose con el galardón de Jugador Más Valioso del certamen. Fue una temporada de ensueño para el derecho, ganando unánime el Premio Cy Young, y por si fuera poco, embolsillándose el MVP de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional.

Los bostonianos llegan a la Serie Mundial con un paso arrollador que no ha cedido la marcha; 108 triunfos en la vuelta regular, una Serie Divisional contra sus acérrimos rivales Yankkes de New York (100-62), donde solo perdieron un encuentro (3-1), y aún con tal demostración de supremacía muchos especialistas los pronosticaron como perdedores en la Serie de Campeonato ante los que hasta el momento eran los reinantes campeones de la MLB y quienes se veían insuperables con todos los huecos cubiertos. Mas, los de Massachusetts demostraron nuevamente su fortaleza al reponerse de un revés en el primer juego de la serie y ganar cuatro en línea, incluyendo tres como visitantes, logrando plantar su bandera como campeones de la Liga Americana, imponiéndose (4-1).

La debilidad de los Medias Rojas para ambas series debía ser su pitcheo, que en realidad estuvo tambaleante, con un 3.50 en el promedio de carreras limpias (ERA) y 1.194 (promedio de hit y base por bolas permitidas por entrada o WHIP) contra los Yankees y 4.00, 1.378 de ERA y WHIP respectivamente, ante Houston, no son actuaciones que se puede considerar dominante del staff de lanzadores bostonianos, pero al compararla con sus similares. 6.94 ERA; 1.629 WHIP de los brazos yankeestas son cifras desastrosas y los texanos no se quedan atrás, sus pitchers también fueron atacados por los bates rojos, mostrando una abultada ERA de 5.52, embasando 1.364 por entrada. Sumando las dos etapas, el equipo de Nueva Inglaterra sobreanotó a sus rivales 56-35; 27-14 sobre los Mulos del Bronx y 29-21 a la novena de La Estrella Solitaria.

Contrario a Boston, el trillar de los Dodgers de los Ángeles fue más tortuoso, saliendo favoritos para alzarse con el banderín de la Liga Nacional, lograron el pronóstico, pero “sudando la gota gorda”. Con marca de 92-71, necesitaron de un partido extra de temporada regular para reclamar su liderato divisional sobre unos irreverentes Colorado Rockies (91-72), que asediaron  a los Campeones de la Liga Nacional durante toda la campaña. Los locales en “Chávez Ravine” se impusieron con fuerza en cuatro partidos (3-1), sobre los Bravos de Atlanta, quienes dominaron una débil División Este ante una decepcionante temporada de los favoritos Washington Nationals.

Ya ubicados en la Serie de Campeonato, contra los Cerveceros de Milwaukee, vieron nuevamente su faja en peligro al necesitar el máximo de siete encuentros para obtener su pase a la Serie Mundial con ERA de 3.18 y 3.15; un WHIP de 1.215 frente a 1.157; y otorgando 22 y 23 BB, Dodgers y Cerveceros respectivamente, mostraron actuaciones monticulares muy similares. Números acumulados en 65.0 entradas de los californianos y 65.2 de los espumosos.

 

Los Ángeles Dodgers avanzan a la Serie Mundial en temporadas consecutivas por primera vez desde 1977-78, cayendo derrotados en ambas ocasiones a manos de los Yankees de Nueva York.

Hasta la fecha, los Boston Red Sox se han apoyado en su tórrida ofensiva para imponer su liderazgo frente a sus rivales, hasta recibieron una grata sorpresa en el quinto juego de la Serie de Campeonato, al ver cómo David Price esparcía su capacidad durante seis entradas en blanco de tres indiscutibles, para obtener la victoria que los clasifica al Clásico de Octubre. Antes de ese triunfo, el zurdo había tenido pésimas actuaciones en postemporada, con esa loable salida, Price experimentó una ligera mejoría de 3-9, 5.04 ERA, 22 BB, 85 K, 1.237 WHIP, en 20 partidos (12 como abridor) y 85.2 inings.

Una serie que enfrenta a dirigentes que como jugadores activos vistieron las franelas de ambos equipos por primera vez en la historia de Grandes Ligas. Alex Cora fue parte de los Dodgers la mayor parte de su carrera en Las Mayores (1998-2004) y con Boston jugó desde el 2005 al 2008. Dave Roberts participó en dos campañas y media con Los Ángeles (2002-2004), y en el 2004 llegó el 31 de julio, vía cambio, a los Media Rojas. Recuerdan la base robada aquella en el noveno episodio, que desató el espectacular regreso de (0-3) en la Serie de Campeonato contra los Yankees, sí, fue Roberts el velocista que entró como corredor emergente por Kevin Pillar.

Dos franquicias emblemáticas se ven las caras en el escenario más importante de las Ligas Mayores. Un sitial tan difícil de llegar, que en los últimos 18 años ningún equipo ha conseguido ser campeón en temporadas consecutivas; según ESPN Stats & Info, esta es la racha más larga viendo diferentes franquicias ostentando la corona.

Los Red Sox vencieron con cierto margen de facilidad a dos organizaciones que lograron, (100) Yankees, o más triunfos, (103) Astros. Ellos mismos fueron los últimos en vencer en postemporada a dos conjuntos con más de cien victorias, cuando en 2004 derrotaron a los Mulos (101-61) y luego en la Serie Mundial se impusieron ante los San Louis Cardinals (105-57).

Los Dodgers han tejido una historia de decepciones, ya que habiendo ganado su división durante los últimos seis años en fila, no logran dar el puntillazo definitivo para arrebatar el “Trofeo del Comisionado”, justo como leen, este es el extraño nombre que tiene el galardón que obtiene el equipo campeón en la MLB; un nombre muy insípido si lo comparamos con “La Copa Stanley”, que se entrega al ganador en la National Hockey League (NHL); o el “Trofeo Larry O´Brien” otorgado al conjunto mandamás de la National Basketball Asociation (NBA). Y ni mencionar el mítico “Vince Lombardi Trophy”, que adorna la vitrina de la mejor franquicia de la National Football League (NFL) cada temporada.

“Comissioner Trophy”

 

Ya es hora de que Mayor League Baseball (MLB), bautice con un nombre propio a su máximo laurel. Un nombre que le de prestigio y distinción al premio.

 

 

Pero no nos desviemos del tema.

Los Angeles Dodgers ya entran en la categoría de “plumú”, esos conjuntos que viven amagando y no dan. Los que llegan revestidos con un aura de campeones, y siempre mueren en la orilla. Los Red Sox, al contrario, no han desaprovechado sus tres visitas más recientes a la Serie Mundial y lucen como que esta no será la excepción.

Después del análisis de las estadísticas, soy de los que nunca deja de lado aquellos intangibles, esa fuerza interna que no se puede cuantificar. Ese factor invaluable que lo impregna la sed de triunfo o el golpe de impacto que algún acontecimiento interno (dentro del terreno), o externo, pueda calar en el espíritu de los protagonistas.

Al equipo californiano lo veo como un péndulo, como olas de mar que van y vienen, oscila hacia ambos extremos de la balanza, dejando un dubitativo sabor de victoria en la percepción. Ganan, pero no convencen. En lugar de verse como una franquicia que tiene más de 200 millones de dólares invertidos en el terreno de juego, lucen como cenicientas que van avanzando contra los pronósticos debido a una nómina baja. Hemos pasado toda la temporada espantados por un posible descalabro de los Dodgers.

Los Medias Rojas cuentan una historia diferente, ganar 108 partidos y ver cómo muchos los menospreciaron en sus dos series anteriores, entiendo que hirió su orgullo al punto de disponer de sus contrarios perdiendo solo dos partidos entre las dos etapas del playoff, y luciendo como visitantes mucho más fuertes que siendo locales, llevan récord de (5-0) en la casa del oponente. Desde mi óptica lucen indetenibles y con las herramientas necesarias para aprovechar ese instable vaivén de los Dodgers.

Los Boston Red Sox deben salir por la puerta grande en seis encuentros frente a los Ángeles Dodgers, quienes tendrán nuevamente que conformarse con el banderín de su División Oeste y el Campeonato de la Liga Nacional.

Like

About the Author

Rafael Henríquez
Director y Productor de Con Miel y Con Hiel Mass Media, Periodista, Cronista Deportivo, Locutor, Escritor.
A %d blogueros les gusta esto: