Lloviendo Recuerdos

Like
1

Una ligera lluvia que viene acompañada de tus recuerdos y rocía mi pensamiento, como tus besos cuando caen delicados sobre mi espalda.

La nocturnal madrugada, acompañada de lágrimas celestiales, evoca el suspiro de tu cuerpo, mojado por el toque juguetón de mis ojos.

Crece la fuerza de su llanto, truena su quejido repleto de nostalgia; me abraza un viento frío, húmedo, taladrante, como aquella tarde de verano que te prendiste de mi cuello, sollozando un “adiós”, ahogando un “te quiero”.

Se derrama el día y parece que el tiempo se detuvo en tus ojos. La neblina espesa y gélida confunde a Cronos, quien precipitó la noche como un trago de ron a la salud de aquellos besos que esperan ser anhelados.

Todo tu ser me empapa con la lluvia. En cada gota siento el aroma de tu piel erizada, cada roce de su humedad tiene el sabor de tus caricias.

Cuando el cielo se torna gris y las nubes exprimen sus tempestades, en cada latir me palpo lloviendo tu recuerdo.

Like
1

About the Author

Rafael Henríquez
Director y Productor de Con Miel y Con Hiel Mass Media, Periodista, Cronista Deportivo, Locutor, Escritor.