Crítica a “The Post”, de Steven Spielgerg

Poster promocional
Like
1

El romance entre el periodismo y el cine sigue rindiendo frutos, es una apuesta “ganar-ganar” que pare nominaciones, galardones y estatuillas a diestra y siniestra. Desde que Orson Welles nos regalara la obra maestra “El Ciudadano Kane” en 1941, ganadora del Oscar a mejor guión original y nominada a mejor película, actor, director, sonido, y la lista continúa; el cine encontró en el periodismo una apasionante fuente de inspiración y un mundo más apegado a la realidad, que nos muestra esa lucha eterna entre el bien y el mal, entre la ética y lo deshonesto, esa disyuntiva moral que enfrentan a la verdad contra la manipulación.

El más reciente encuentro amoroso entre la información periodística y el séptimo arte lo vimos a principios de este 2018, con el estreno del largometraje “The Post”, dirigido por el prolífero y laureado cineasta Steven Spielgerg, quien basó su creación en un hecho real ocurrido en 1971 y que marcó la consolidación del diario estadounidense “The Washintong Post” como un paladín del derecho de prensa.

Un reparto encabezado por Merryl Streep, Tom Hanks y Bruce Greenwood, nos presenta nombres que se traducen en actuaciones geniales y aseguran la calidad del film. Streep, dos veces ganadora del Oscar a Mejor Actriz Principal (“La Decisión de Sofía”, 1982; “La Dama de Hierro” 2011) y una como Actriz de Reparto (Kramer vs Kramer, 1978), encarna a la presidenta del periódico, Katherine Graham, quien intenta elevar al Washintong Post, el patrimonio familiar, al peldaño de reconocimiento social que su padre y su esposo no pudieron, batalla que encarna de forma paralela a la demostración de que una mujer puede encabezar un importante diario local en un mundo dominado por hombres.

A las manos de Ben Bradlee, director del periódico, y caracterizado por Tom Hanks, a quién, sus actuaciones en años consecutivos (Philadelphia, 1993 y Forrest Gump, 1994) le mereció el galardón principal para un actor, llegan documentos top secreet que se filtraron del Gobierno. Y con esta filtración se conjugan el compromiso profesional y ese “palo informativo” que tanto esperaban para catapultar al matutino, ávido de un buen reportaje.

Un convulso gobierno dirigido por Richard Nixon entra a su segundo año de mandato asediado por una sombra, heredada de los gobiernos de JF Kennedy y Lindon B. Jhonson, La Guerra de Vietnam. La filtración de los documentos secretos del Gobierno, que contienen un informe hecho por Robert MacNamara, quien trabajó como Secretario de Defensa de los Estados Unidos entre 1961 y 1968, personificado por Bruce Greenwood (Trece Días, 2000), donde dictamina que los actos bélicos contra Vietnam son causa perdida, y no obstante a este reporte, los gobernantes estadounidenses continuaron enviando tropas al país asiático. Literalmente, enviaban a sus soldados a morir, con conocimiento de causa.

Portada de The Washington Post., julio 1, 1971. Se destaca la decisión de la Corte a favor del periódico sobre la publicación de la historia sobre los Estudios de Vietnam.

Los apasionados del periodismo nos encontramos con una película donde se evidencia una guerra encarnizada entre los intereses poderosos del Gobierno y esos principios éticos que rigen el ejercicio de una profesión señalada como “el cuarto poder”, y justamente por esa capacidad de hacer tambalear los cimientos de instituciones tan influyentes y poderosas como lo puede ser el Estado. Verse en la crítica decisión de publicar una información que podría significar la sepultura de todo un medio de comunicación o ceder ante la presión de fuerzas sociales que protegen sus intereses sin importar el costo, es la disyuntiva.

Portada del libro “Todos los Hombres del Presidente”

 

Solo escuchar los nombres “The Washinton Post” y Richard Nixon en la misma oración, nos evoca el sonoro Caso Watergate, 1972, donde dos periodistas de este importante diario, y sus puntuales reportajes, provocaron la dimisión del Presidente de los Estados Unidos. En cierto sentido, “The Post” viene a ser una especie de precuela de aquel largometraje protagonizado en 1976 por Robert Redford y Dustin Hoffman, “Todos los Hombres del Presidente”, basado en la novela periodística homónima y que detalla los pasos dados por estos periodistas en las investigaciones sobre el espionaje de las oficinas Demócratas del edificio Watergaete en Washinton DC.

Películas de corte periodístico recomendadas

Varios largometrajes podemos mencionar en estos párrafos, que por su naturaleza periodística y el éxito de taquilla, adquieren la categoría de “no te la puedes perder” y que vale la pena agregar al listado.

 

Portada de la película “Ciudadano Kane”

– Ciudadano Kane, 1941

– Todos los Hombres del Presidente, 1976

– El Año en que Vivimos en Peligro, 1982

– El Diario, 1994

– El Informante, 1999

– Crimen Verdadero, 1999

– Buenas Noches, y Buena Suerte, 2005

– Nothing but the Truth, 2008

– Los Secretos del Poder, 2009

– Spotlight, 2015

Fuentes:

Like
1

About the Author

Rafael Henríquez
Director y Productor de Con Miel y Con Hiel Mass Media, Periodista, Cronista Deportivo, Locutor, Escritor.