Mediación escolar: una vía para la resolución de conflictos

Like
8

Leyendo el Diario Libre del pasado lunes 31 de julio, en la sección “Cartas al Presidente” encontré un texto que me llamó especialmente la atención, una carta escrita por Alexis Rafael Peña sobre “Mediación escolar”. El autor de la misiva explicaba brevemente lo que es este concepto y mencionaba que desde el año 2005 es una técnica que se viene aplicando en colegios y escuelas públicas de la ciudad de Santo Domingo. Una herramienta con éxito comprobado, según las autoridades de esos centros educativos, pero poco expandido en las dimensiones requeridas.

Tal y como mencionaba al principio del texto, la noticia me llamó especialmente la atención por varias razones:

  1. A pesar de que la figura de mediador se ha puesto muy de moda en la actualidad, no la relacionaba directamente con el entorno escolar, más bien con el empresarial. Entenderás mejor esta suposición cuando veas el tráiler de la película “7 años”, un film que vi hace un par de meses en Netflix y que retrata a la perfección una situación actual sobre corrupción, en la que cuatro miembros de una misma empresa deben decidir quién de ellos irá a la cárcel. Puedes ver el tráiler a continuación: 
  2. Al investigar sobre la figura del mediador escolar, pensando que podría tratarse de un término más reciente, pues mi mente lo asociaba más a la figura del negociador, pude encontrar referencias que se remontan incluso a finales del siglo pasado. Puedes leer los siguientes textos: La mediación escolar (Iungman, 1996) y Experiencias de la mediación escolar en Gernika (Uranga, 1997).
  3. El impacto al leer que la mediación escolar llevaba implementándose en el país desde hace más de diez años y que era la primera vez que veía ese término, relacionado además a proyectos auspiciados por el Ayuntamiento de Gijón y el Movimiento Asturiano por la Paz (MASPAZ) de España.

Bien, una vez salí de mi asombro, pensé que este tema sería una buena oportunidad para hablar en TecnoTopics y compartir algunas reflexiones con la comunidad de Con Miel y Con Hiel. Así que vamos a dar respuesta a varias preguntas,  ¿qué es un mediador? Y en este caso un mediador escolar, ¿en qué contexto surge la mediación? ¿qué habilidades debe tener?, ¿formas de enfrentar el conflicto? Y sobretodo ¿por qué es importante empezar a hablar de mediación escolar?

¿Qué es un mediador? Tal y como indica su nombre es una persona que media entre dos o más partes para que lleguen a un acuerdo ante una situación de conflicto. Estos conflictos pueden ser de diversa índole y desarrollarse en cualquier entorno de nuestra actividad diaria, ya sea el laboral, empresarial, comercial, familiar, etc. En este caso el mediador escolar será la persona neutral, encargada de mediar dentro del entorno educativo, que abarca más allá de las relaciones entre alumnos, incluyendo a maestros y padres.

La mediación escolar se define como “procedimiento de resolución de conflictos donde el tercero, neutral, que no tiene poder sobre los disputantes, ayuda a que éstos, en forma cooperativa, encuentren una solución a su disputa. El mediador o tercero neutral será el encargado de crear un clima de colaboración, de reducir la hostilidad y de conducir el proceso a su objetivo” (Iungman, 1996).

Por tanto podemos decir que la mediación escolar es una estrategia de transformación de conflictos, en la que no se pretende enjuiciar a ninguna de las partes, sino facilitar el diálogo para que encuentren por sí mismas soluciones efectivas a problemas cotidianos.

En este sentido ¿en qué contexto surge la mediación escolar o debería surgir? En los últimos años hemos oído hablar del acoso escolar o “bulliying”, conceptos que se han ido filtrando cada vez más en los medios de comunicación y que llegan a nosotros de forma masiva a través de las redes sociales. Casos de maltratos, verbales, psicológicos y físicos que llevan a muchos jóvenes a tomar decisiones desesperadas y drásticas, impactando fuertemente en la sociedad.

El acoso escolar, no es algo nuevo, todos hemos vivido desde pequeños situaciones en el colegio de discriminación y presión, dependiendo de las épocas variaba entre la imposición del saber absoluto de algún profesor o la fuerza bruta del “matón” de la clase. Ahora bien, ¿qué está pasando en la actualidad para que este tipo de malas prácticas se hayan extendido brutalmente y haya pasado a ser noticia diaria?

Dar respuesta a esta pregunta es algo complejo pues los factores sobre la generación de conflictos y situaciones de violencia son amplios y variables, que a día de hoy van más allá de un entorno familiar inestable o un entorno social excluyente. Algunos aspectos que se pueden mencionar son los siguientes:

  • Cambios en la “escuela tradicional”: apertura de la educación hacia la inclusión dando cabida a colectivos anteriormente no presentes o absentistas, estos son: inmigrantes, alumnos con necesidades especiales, minorías étnicas, estudiantes de mayor edad en niveles educativos inferiores, etc.
  • La función social de la escuela en contradicción permanente: la escuela se debate entre ser formadora de valores que vele por la permanencia del orden social instituido o ser formadora en conocimientos, competencias y habilidades para su inserción en la sociedad.
  • Leyes de protección del menor que potencian la criminalización y favorecen al agresor, permitiéndole conductas de actuación sin temor a represalias o castigos.
  • El poder y la necesidad de afiliación: el sentimiento de superioridad que genera liderar un grupo de personas sobre el cual ejercer su influencia y demostrar su poder a la víctima.
  • Aspectos personales: el agresor es visto dentro del entorno como una persona fuerte, con liderazgo y ascendencia social destacada (grupo de relaciones sociales sólidas), mientras que la víctima se caracteriza por ser débil, mantenerse aislada y con escasas habilidades sociales.
  • Aspectos Ambientales: tanto en el contexto familiar como en el escolar los niños y jóvenes son expuestos a modelos de comportamiento inducidos bien por adultos o bien por personas iguales a ellos, estableciendo relaciones interpersonales marcadas por la calidad y que afectan de formas diferentes al agresor y al victimario (Cerezo, 2009).

Expuestas ya, algunas posibles causas generadoras de situaciones de conflicto y violencia en las aulas, daremos respuesta a la pregunta ¿en qué contexto surge la mediación escolar o debería surgir? En este caso la mediación surge en un contexto en el que existe claramente una confrontación de intereses u opiniones entre dos o más personas.

La mediación surge también ante casos de indisciplina, comportamientos disruptivos y violencia interpersonal:

  • Indisciplina: se entiende por “comportamiento de un alumno que se opone a las normas establecidas y no las cumple por cualquier razón, ya sea porque las desconoce o porque no está de acuerdo con ellas.” (Ortega Ruiz y del Rey Alamillo, 2006)
  • Comportamientos disruptivos: este fenómeno se define como “situaciones en las que los comportamientos de los alumnos tienden a realizarse en grupo, con la finalidad de romper el proceso de enseñanza-aprendizaje (…) son comportamientos que van contra la tarea académica propiamente.” (Ortega Ruiz y del Rey Alamillo, 2006)
  • Violencia interpersonal: Ortega (2000) lo define como “fenómeno psicosocial que se caracteriza por la aparición de un comportamiento agresivo injustificado desde una persona o grupo de personas hacia otra u otras que puede manifestarse de forma directa o indirecta.”

Definido el concepto y establecido el contexto de actuación hablaremos ahora sobre las habilidades del mediador escolar. Leyendo el texto de Silvia Iungman (1996) “La mediación escolar” debo decir que me han encantado las habilidades que recoge del mediador Walter Maggiolo en su libro “Técnicas de Mediación” las cuales resume de la siguiente manera:

  1. La paciencia de Job.
  2. La sinceridad, heroicidad y terquedad del inglés.
  3. El ingenio del irlandés.
  4. La resistencia física del corredor de maratón.
  5. La habilidad de eludir (en el campo de juego) de un defensor de centro.
  6. La astucia de Maquiavelo.
  7. La habilidad de sondeo de personalidad de un buen psiquiatra.
  8. La característica retentiva de secretos de un mudo.
  9. La piel de un rinoceronte.
  10. La sabiduría de Salomón.
  11. Demostrada integridad e imparcialidad.
  12. Conocimientos básicos y creencia en el proceso de negociación colectiva.
  13. Fe firme en el voluntarismo, en contraste con el mandato.
  14. Creencia fundamental en los valores humanos y su potencial, atemperado con la habilidad para evaluar debilidades personales tanto como fortalezas.
  15. Habilidad para analizar de manera realista lo disponible en contraste con lo deseable.
  16. Suficiente empuje personal y ego, calificado por el deseo de ser humilde.

En cuanto a las formas de enfrentar el conflicto podemos decir que existen cuatro formas posibles:

  1. Competición: yo gano – tú pierdes
  2. Cooperación : yo gano – tú ganas
  3. Evasión: yo pierdo – tú pierdes
  4. Sumisión: yo pierdo – tú ganas

Quedaría resumido de la siguiente manera:

Para concluir el post dar respuesta a la última de las preguntas planteadas, pero que tal vez sea la más relevante de todas ¿por qué es importante empezar a hablar de mediación escolar? Como hemos podido comprobar no es un tema del que recién se esté comenzando a hablar, estudiosos han iniciado investigaciones desde la década de los ochenta y han ido transformando el concepto en la medida que el contexto evolucionaba. Ahora bien, tal y como relataba al principio del artículo, es una herramienta que lleva más de diez años en el país, y que es desconocida para una gran mayoría de docentes y centros educativos, esto incluye además al Ministerio de Educación de la República Dominicana, ya que el autor de la carta, hace un llamado especial a las autoridades del MINERD para que la tome en cuenta y la aplique de manera que mejore el clima de convivencia en las escuelas y colegios del país.

Es necesario hablar de medicación escolar, porque de acoso y violencia ya se ha hablado demasiado (violencia engendra violencia), porque es imprescindible utilizar el diálogo como instrumento para el entendimiento, porque debemos desarrollar actitudes de apertura, comprensión y empatía en todos los agentes que forman parte del proceso educativo, porque queremos tener mediadores con la paciencia del Santo Job y la astucia de Maquiavelo, porque no podemos seguir siendo cómplices del sistema, ni permisivos con las leyes injustas, ni reglamentos de actuación internos de los centros educativos, porque es necesario crear conciencia social y ciudadana en temas relacionados con la violencia, porque debemos enseñar que ante una acción agresiva tendrá que haber una reparación y porque sobre todas las cosas educar para la paz será el paso fundamental para la construcción de la sociedad que queremos en el futuro.

Finalmente te dejo con un vídeo de menos de un minuto que forma parte de una campaña contra el bullying “Piedra, papel o tijera”.

“Estando juntos…No es lo mismo” #StopBullying

Por Izaskun Herrojo Salas | @Izaskun | Para Con Miel y Con Hiel Mass Media

Like
8

About the Author

Izaskun Herrojo Salas
(Madrid, España). Licenciada en Documentación por la Universidad Carlos III de Madrid, Especializada en Documentación Informativa, Magíster en Tecnología, Aprendizaje y Educación e Investigadora en formación (Doctoranda) por la Universidad del País Vasco/ Euskal Herriko Unibertsitatea. Actualmente dirige el Departamento Hemeroteca-Biblioteca del Archivo General de la Nación y gestiona el Área de Servicios de la Biblioteca Juan Bosch. Anteriormente ha desarrollado su experiencia profesional en diversas productoras de televisión en España como: Gestevisión, Cuarzo, la Fábrika de la Tele, Atlas o Globomedia, gestionando la documentación audiovisual y sonora de programas de televisión y cine. Su vocación por la biblioteca y la cooperación le llevaron a ganar dos becas de la Universidad Carlos III de Madrid en temas relacionados con el voluntariado y la cooperación interuniversitaria en los años 2007 y 2009. Asimismo ha desarrollado proyectos solidarios en España, Chile, República Dominicana y Benin. Entre los años 2003-2006 desarrolló la iniciativa “la hora del cuento” en diversos colegios públicos de la Comunidad de Madrid.