El Flautista de Hamelín

Like
1

 

Generalmente, se conoce el 26 de junio, día de la celebración católica de San Juan y San Pablo, como el fatídico día que el “Flautista de Hamelín” engañó a los desafortunados niños de ese pequeño pueblo alemán, Hamelín, Baja Sajonia, para que se salieran de sus casas hacia la muerte.

                          El Flautista de Hamelín

Existen una gran cantidad de teorías acerca del origen de esta historia, muchas de las cuales tienen una base verosímil. Una de las versiones es que la leyenda surgió después de una gran tragedia en la ciudad, posiblemente una enfermedad similar a la plaga, que terminó con la muerte de los niños. En este contexto, la figura del Flautista se puede interpretar como una representación de la muerte, que en la época Medieval era a menudo representada tocando la flauta.

En 1816 los Hermanos Grimm documentaron esta historia como fábula o leyenda, su título original en alemán es “Der Rattenfänger von Hamelin”, que se traduciría como “El Cazador de Ratas de Hamelín”.

En 1384, Decan Lude originario de Hamelín, informó que poseía un libro coral escrito por su abuela que contenía una estrofa que aportaba su testimonio de “haber visto con sus propios ojos” el suceso. Esta estrofa parece haber llegado hasta nuestros días por una inscripción que data del 1603 en Hamelín:

“En el año de 1284 en el día de Juan y Pablo siendo el 26 de junio, por un flautista vestido con muchos colores, fueron seducidos 130 niños nacidos en Hamelín y se perdieron en el lugar del calvario, cerca de las colinas”.

En Hamelín, Alemania, existe una Ley largamente establecida que prohíbe cantar o tocar música en la calle Bungelosenstrasse, adyacente a la “Casa del Flautista”, esto por respeto a las víctimas del legendario acontecimiento. En los desfiles públicos, incluidas las procesiones matrimoniales, la banda deja de tocar al llegar a esta calle y continúa con la música una vez la ha atravesado.

Casa del Flautista de Hamelín

El origen verdadero de la leyenda del Flautista sigue sin conocerse, pero eso no le quita longevidad, ni el misticismo que la rodea. La historia se continúa contando una y otra vez, y no solo en Hamelín, donde ocupa un lugar importante en la conciencia de la ciudad.

Estatua de bronce del flautista           de Hamelín, Alemania

 

AUTOR:

Like
1

About the Author

Zorisleidy Matos
Relaciones Públicas, Community Manager, Edición, Producción y Manager. Control Master.