Artistas de un solo éxito, One Hit Wonder

Like

Ed de Vogel es un botánico holandés que descubrió en el 2011, en Nueva Guinea, un tipo muy extraño de orquídea, esta especie tiene la particularidad de que solo florece de noche y muere a la mañana siguiente.

En medio de una expedición en los bosques de Papúa, el experto en plantas advirtió que esta variante de orquídea florecía en las tardes y en la mañana se extinguía su esplendor. Luego de estudiarla y comprender su extraño y efímero ciclo de vida, la nombró como “Bulbophyllum Noctornu”.

Este inusual comportamiento de la naturaleza lo vemos manifestado en diferentes aspectos sociales. Artistas, artefactos, creaciones e inventos que destellaron con gran esplendor en solo una ocasión, pero como esas estrellas fugaces, iluminaron el cielo con un fulgor sorprendente y desaparecieron del firmamento sin dejar siquiera rastros de su paso.

Específicamente en el universo musical, existen artistas que alcanzaron fama con un extraordinario tema, causaron un furor inigualable, escalaron los primeros lugares en las listas de los más célebres rankings nacionales e internacionales de canciones, resplandecieron como astros, y abrazados de esa única canción se apagó su carrera como un efecto de auto-combustión que los consumió, evitando que vuelvan a tener algún otro sencillo en la preferencia de las masas.

En República Dominicana, los años 80 representan una prolífica etapa en la que el merengue se consolidó, destacándose enormemente entre los demás ritmos, lo que desató la formación de una enorme cantidad de bandas que se refugiaron en la pegajosa cadencia de la trompeta, güira y tambora.

Muchos de estos artistas, lamentablemente, solo encontraron pegada en una de sus canciones, luego se extinguió su luz y por más que lo intentaron, sus esfuerzos fueron en vano. Desaparecieron del espectro artístico.

Era el año 1978, en la ciudad de New York y bajo el sello Coquí Record Co., el dominicano César Nicolás graba el álbum titulado con su propio nombre, nueve temas diseminados en varios ritmos caribeños (guaguancó, salsa, bolero y merengue). Y aunque varias de esas canciones mostraban un destacado talento, solo un sencillo logró insertarse en la preferencia popular; el merengue “Solitario”, con una tonada suave y ligero de bailar causó delirio. Pero no pudo lograr otra pegada ni en ese disco, ni en sus esfuerzos subsiguientes.

Nelson Cordero “El Varón” con su “Conjunto Elegante”, lanzó en 1984 el álbum “Con Elegancia, Yo

soy el Varón”. Un LP que incluía ocho temas, de los cuales solo uno caló en el gusto de la gente, “Plátano Maduro”, este sencillo se posicionó entre los “Clásicos del Merengue de los 80´s”. Es el único éxito registrado por este merenguero, que desapareció entre los clubes de la ciudad de New York y no supimos de él hasta el 2011, cuando bajo la tutela de Luís Kenton hizo un intento fallido de volver a los escenarios.

En una noticia fechada del 2013 se destaca el nombre del merenguero dominicano: “…Arrestan a 14 hispanos por organizar peleas ilegales de gallos. Entre los detenidos se encuentra Nelson Cordero, un conocido cantante de la República Dominicana,mejor conocido como “El Varón”, famoso en los años 80.”

Cesar Flores, “El hijo del Jaya”, tuvo que conformarse con el merengue “Salvaje”, tema que tuvo una gran pegada. En medio de sus interpretaciones gritaba: “Moreno”, al parecer en alusión a alguna persona. Por su destacada voz, se creía que daría mucha agua a beber, pero no fue así, no pudo pegar otra tonada.

La Orquesta de “El Gran Compré” causó un boom con el merengue “Chepe”, interpretado por Rey Alfonso, pero al igual que los artistas antes señalados, se disipó en un pestañar. Luego vimos como Rey Alfonso se llevó consigo el contagioso tema y continuó vocalizándolo siendo parte del frente de la Orquesta de Richie Ricardo “El Natural”.

Los Reyes del Caribe fue otra agrupación merenguera que soñó con el Olimpo artístico mientras explotaban en las discotecas y la radio el sencillo “Disimula”, pero después de este tremendo “hit”, pasaron con penas y una aislada y solitaria gloria.

Al extender el listado incluyendo artistas internacionales, nos topamos con títulos de canciones muy interesantes, que refrescan le rostro con una sonrisa.

El cantante urbano, oriundo de Ecuador, Gerardo lanzó en enero de 1991 el álbum “Mo´ Ritmo”, que alcanzo los primeros lugares gracias al tema “Rico, Suave”. En 2005 la cadena VH1 votó a “Rico Suave” como una de las 50 mejores canciones de la historia, y con ese sencillo nació y pereció la leyenda de rap y hip hop que protagonizó el olvidado artista ecuatoriano.

“Dale a tu cuerpo alegría Macarena…”; creo que todo el mundo al menos tarareó esa estrofa del pegajoso y rítmico flamenco interpretado por Los Del Río, un dúo musical español formado por Antonio Romero y Rafael Ruiz Perdigones. Ellos se combinaron desde 1962 cuando tenían solo 14 años, pero no fue hasta 1993 cuando publican su disco “A mi me gusta”, que incluía el sencillo “Macarena”. Durante 14 semanas seguidas fue el primer puesto de Billboard. A los longevos cantantes de la madre patria no los escuchamos ni antes, ni después de ese gran éxito.

En Puerto Rico surgió a finales de los 90´s el grupo Song by Four, quienes se consagraron con la producción lanzada en 1999 “A puro dolor”. El sencillo de igual nombre pasó un año en la lista de canciones de Billboard y estableció un récord para mantenerse en el número uno durante 20 semanas. “A Puro Dolor” ocupa el número uno en “Billboard’s Decade-End Latin Songs of 2000s Chart“.

El grupo de pop-rock boliviano “Azul, Azul”, se dio a conocer a nivel internacional en el 2000, gracias al tema “La Bomba”. Su “…movimiento sensual, movimiento muy sexy” encontró eco en una gran parte de los bailadores en el mundo, y terminado el impacto colosal de esa Bomba, se devastó su efímera fama.

Un tema que aún me pregunto cómo fue que tuvo tal aceptación, fue el interpretado por el grupo mexicano Clímax, quienes, con “Za, Za, Za (mesa que más aplauda), lograron posicionarse en el 2004 número uno en el Billboard Top Latin Albums por seis semanas consecutivas. Lo siguiente que se supo de José Antonio Fuentes Atilano, nombre real de Óscar Lobo, líder de la agrupación, es el secuestro del que fue víctima y los 5 millones de dólares que pedían por el rescate. Tras enfrentarse con uno de los secuestradores logró escaparse.

También de España, un grupo de hermanas conformaron “Las Ketchup”, cuya canción “Aserejé” fue un éxito mundial, vendiendo 7 millones de copias y posicionándose en el puesto 103 de los sencillos más comercializados de la historia de la música, según Media Traffic. ¿Dónde están esas chicas? Bien, gracias.

 

La lista es enorme, si la ampliáramos a los artistas de habla inglesa necesitaríamos una serie inextensa de publicaciones, pero aunque sea con solo una canción, estos talentos lograron los aplausos y el deleite de miles de fanáticos. Gracias, muchas gracias a esos “One Hit Wonder” (Artistas de un solo éxito), porque su efímera cita con la gloria significa para nosotros muchos buenos recuerdos, sonrisas y alocados bailes.

 

AUTOR:

Like

About the Author

Rafael Henríquez
Director y Productor de Con Miel y Con Hiel Mass Media, Periodista, Cronista Deportivo, Locutor, Escritor.