Falta y Vale

Like
1

La suspensión de Draymond Green es un caso que ha suscitado innumerables y encontradas opiniones, y el debate generado va desde ridículas posiciones hasta técnicos análisis. ¿Es cuestionable la sanción sobre el jugador dictada por las autoridades de la NBA? ¿Merece el baloncestista el castigo impuesto?

Este caso tiene muchas aristas por las cuales podemos tocarlo, por ejemplo, el juego físico e intenso de Green lo lleva a cometer muchas fouls personales y algunas de esas infracciones entran en el rango de “faltas flagrantes”, son las faltas innecesarias que ponen en peligro la integridad del jugador que la recibe.

El estilo rudo del small foward de los Golden State Warriors, hace recordar el baloncesto agresivo de los años 90´s, tiempo en que el juego tosco y agresivo era algo normal. Ver choques, trompadas, empujones, pisotones, halarse del uniforme era el pan nuestro de cada día.

Entre los nombres de esa época que se destacan como agresivos y hasta violentos tenemos a Charles Barkley, Ben Wallace, los famosos “Chicos Malos” de Detroit Pistos, Isiah Thomas, Bill Laimbeer, Ricky Mahorn.

Ver reflejado en Draymond Green el llamado “juego sucio” nos lleva a concluir que él es el bad  boy (chico malo) de estos tiempos. Su proceder temerario ralla en lo violento, al punto de ser considerado por mucho como una conducta antideportiva.

Ahora volvamos a los tecnicismos, existen dos tipos de “faltas flagrantes”:

Tipo I: falta intencionada innecesaria, fuerte y antideportiva (viola los principios de la deportividad). Se penaliza con dos tiros libres sin rebote, posesión para el equipo que ha recibido la falta y el jugador que la comete recibe una sanción económica que va desde 10,000 a 35,000 dólares.

Tipo II: falta innecesaria y excesiva que puede poner en peligro la integridad del jugador que la recibe. Se penaliza con dos tiros libres sin rebote y posesión para el equipo que ha recibido la falta y el jugador que la realiza es inmediatamente expulsado. Se sanciona económicamente al jugador que la ha hecho y además, la NBA puede castigar al infractor con uno o varios partidos de sanción.

La falta flagrante tipo I cuesta 1 punto y la tipo II cuesta 2 puntos. Si un jugador presenta 4 de estos puntos en su haber, es inmediatamente suspendido un encuentro.     (Información tomada desde www.masnba.es).

Desde el inicio de los Playoffs, Green ha reincidido en la comisión de faltas flagrantes, cabe destacar que la clasificación de la infracción queda a juicio de los árbitros.

En la primera ronda contra Houston Rockets el fornido jugador lanzó al suelo a Michael Beasley, lo que le valió el primer punto por esta acción catalogada como tipo I. Más tarde, en la Final de conferencia, Green le dejó dantescos recuerdos al  pivot de los Oklahoma City Thunders Steven Adams; lo golpeó dos veces en las entre piernas, la primera vista como flagrante I y en la segunda ocasión la falta marcada como tipo II, fue considerada con elementos de mala intensión y excesiva agresividad, sumando uno y dos puntos respectivamente.

Según el reglamento, ya en este punto la acumulación de puntos negativos como producto de las faltas cometidas le valían ser suspendido, pero por la importancia del escenario los jueces optaron por sancionarlo con una multa de $US 25,000 con la advertencia de no volver a reincidir en su comportamiento dentro del tabloncillo.

El cuarto partido de la Serie Final fue protagonizado por un encontronazo entre la estrella de los Cleveland Cavaliers LeBron James y el intensamente defensivo Draymond Green.

Como resultado de dicho altercado tenemos una “falta técnica” pitada contra James, y tras una exhaustiva evaluación, fue decretada la cuarta “Flagrante” para Green y su tercera de categoría I. Lo que le costó la suspensión del quinto juego de la serie para quien ha sido el jugador más consistente de Golden State, y principal candidato para el MVP de la Final.

Después de analizar lo descrito, las preguntas planteadas al inicio tienen respuesta:

¿Es cuestionable la sanción sobre el jugador dictada por las autoridades de la NBA?

-No, los jueces actuaron conforme a lo establecido por las reglas, es más, fueron flexibles al no dictaminar el castigo inmediatamente alcanzó el cuarto punto.

¿Merece el baloncestista el castigo impuesto?

-Sí, su recalcitrante conducta antideportiva lo hace merecedor de una pena que no se imponía desde que la purgara Jerry Stackhouse, cuando vistiendo la franela de Dallas Mavericks cometiera una falta flagrante sobre el centro de los Miami Heat Shaquille O´Neal, en el cuarto partido de la Serie.

¿Qué tanto ayuda a su equipo este juego tan fuerte e intenso? A mi entender mucho, su estilo le ha valido convertirse en la bujía inspiradora del los Warriors.

-Mas, a sabiendas del tipo de sanción que caería sobre él, la otra pregunta que surge es; ¿cuán irresponsable fue su proceder? Creo que fue muy insensato de su parte, pues conociendo el valor que su figura representa para su conjunto, debió controlar su ímpetu y no caer en la trampa tendida por LeBron al pasarle por encima tras el encontronazo.

Steve Keer

El otro culpable al que creo se debe señalar es el dirigente de Golden State, Steve Keer. El hombre conoce la inestabilidad de su jugador y con un partido favoreciéndolo ampliamente y faltando menos de tres minutos para terminar el juego, Green no buscaba nada en la cancha.

Así que optemos por dejar este capítulo cerrado, ya que la experticia realizada arrojó que fue “Falta y Vale”.

 

Fuentes: Más NBAEl Nuevo Diario

 

AUTOR:

 

Like
1

About the Author

Rafael Henríquez
Director y Productor de Con Miel y Con Hiel Mass Media, Periodista, Cronista Deportivo, Locutor, Escritor.