En la Champions, no siempre ganan los favoritos

Like
1

Únicamente cuatro equipos, antes del Atlético de Madrid, lograron dejar en cero al Bayern Munich esta temporada.

Con un Barcelona que quedó al margen de la defensa del título como Campeón de Europa, y un Manchester City debutando en la penúltima fase de la competición, sigue su curso el torneo de la UEFA Champions League, manteniendo latente el inusual elemento expectante de presenciar el sometimiento de otro “gran favorito” ante su “frágil” adversario.

Competir en la Liga de Campeones de la UEFA exige un nivel futbolístivo tal, que pasados los cuartos de final resulta difícil mantener; y hasta un equipo como el Barcelona puede ser apresado por ese agotamiento físico y psicológico en el momento menos indicado.

El favorito de todos partió con la esperanza de repetir el ansiado “triplete” (Copa del Rey, Liga BBVA y Liga de Campeones de la UEFA) conseguido la pasada temporada, hasta que Griezmann pulverizó sus aspiraciones en el Estadio Vicente Calderón, marcando dos goles que todavía hacen eco en toda Barcelona.

Diego Pablo Simeone González

Más de 54,000 aficionados testimoniaron la ejecución perfecta del fútbol al particular estilo de la escuadra liderada por Diego Pablo Simeone. Un fútbol que atacó desde el principio, y como siempre se afianzó en su peculiar elemento de defenderse, se impuso sobre un fútbol carente de ideas y estático, que hizo del Barcelona una presa fácil para los del “Cholo” Simeone. Así confirmamos lo dicho por el siempre ocurrente José Mourinho, de que “En la Champions no siempre ganan los favoritos”.

 

El Madrid

Cristiano Ronaldo

Cualquier competición en la que se encuentre un conjunto como el Real Madrid, lógicamente estará entre los favoritos a ganar, o al menos, llegar a la final; pero ya fuimos testigos cómo la pasada temporada un gol de Álvaro Morata, en el Santiago Bernabéu, impidió que el equipo blanco llegara a Berlín para medirse a su eterno rival azulgrana.

Los muchachos dirigidos por Zidane merecieron ganar en el Etihad Stadium, dominaron el partido al punto de verse como los dueños de casa siendo visitantes, tiraron a pocos metros de la portería, ejecutaron disparos con buena intensión aunque con poca eficacia en su dirección; y así se lo hizo saber Joe Hart a Pepe en el minuto 82, cuando este último puso el balón en las manos de Hart a menos de medio metro de la gloria.

Con Cristiano Ronaldo limitado a escuchar música desde la banca, y Benzemá fuera después del medio tiempo, los merengues se conformaron con el empate, y ese, puede que sea el elemento que les venga encima este miércoles en el partido de vuelta, ya que estarán obligados a evitar que el City abra el marcador, puesto que otro empate los saca automáticamente del torneo.

Al otro lado de la cancha se encuentra el Manchester City, que aún con una temporada de altibajos, no puede estar mejor. Kelechi Iheanacho y Fernandinho han demostrado su talento sobre la cancha; el Kun Agüero, está en su mejor forma de la campaña y Kevin de Bruyne ha sido más que efectivo durante toda la contienda, por fin está rindiendo como se esperaba.

En el papel los de Pellegrini son evidentemente inferiores, pero han demostrado tener una ofensiva capaz de pegar, que estará al asecho de un Madrid que no le queda otro escenario que el de la victoria.

El miércoles pueda que se confirme lo pronosticado, o se desvanezcan los indicios que sostienen al gran “favorito”.

¿Y los de Guardiola?

El Bayern Munich está a punto de proclamarse campeón de la Bundesliga por cuarta vez consecutiva, y de pasar a la final de la Champions por undécima ocasión, solo que en este último apartado tendrá que sobreponerse a un déficit 0-1 en el Alianz Arena, ante un Atlético de Madrid que desde ya sueña con estar en el Milán el 28 de mayo.

Muchos siguen pensando que aun con un gol en contra, el Bayern es favorito a ser finalista del certamen que se definirá en el Estadio Giuseppe Meazza, pero las garras del Atlético, que ya se llevó entre sus uñas al Barcelona, no conocen intimidaciones. Así se lo hicieron ver en el partido de ida, donde ni un mago como Guardiola pudo descifrar el estratagema colchonero.

El centrocampista Saúl Níguez puso un artístico gol, apoyado magistralmente en su técnica y potencia. Thiago, Xabi Alonso, Bernat y David resultaron víctimas de la maniobra realizada por el canterano, que tuvo como destino final la portería de Neuer.

El mayor reto que tiene delante el Bayern Munich no se concentra en cercar a un jugador en particular, es luchar contra el ímpetu y la determinación que siempre ha caracterizado al Atlético, es descifrar la extraña metodología de juego que solo Diego Pablo Simeone se atreve a articular. Es penetrar la defensa de un equipo que lo mejor que sabe es defender.

El conjunto alemán tiene todas las herramientas para remontar, pero sigo encerrado en el odioso conservadurismo que me impulsa a decir “en la Champions, no siempre ganan los favoritos”.

 

AUTOR:

Like
1

About the Author

José Miguel Almonte Vargas
Radio Host - Voz Comercial, Escritor de Cine y Deportes.