Crítica a “A.I. Artificial Inteligence”

Like

La cuota de cine para la fecha es una especie de vista al pasado reciente, porque traemos a colación un film que le obsequió a las actuales generaciones una especie de Pinochio moderno. En 2001, de la mano del destacado director estadounidense Steven Spielberg llegó a la pantalla gigante “A.I. Artificial Intelligence”.

Un proyecto cinematográfico que estuvo durante muchos años engavetado en el escritorio del desaparecido y laureado productor Stanley Kubrick. Desde principios de los 70´s y hasta mediados de los 90 el guión pasó por manos de diferentes escritores, pero no pasó de la fase de desarrollo por dos razones básicas:

Kubrick quería crear el personaje de David como una imagen generada a computadora, digitalmente, y en esos años no se contaba con la tecnología apropiada y el echo de que el director de “Espartaco” (1960), consideraba que los actores infantiles no interpretarían el papel del niño androide con credibilidad.

En 1995 la idea llega a manos de Spielberg, y no fue hasta después de la muerte de Stanley Kubrick en 1999 que logra realizarse el film, llegando a los cines en 2001. La utopía de un androide con capacidad de sentir amor que el director de “La Naranja Mecánica” acuñó en los 70, copó 30 años después los cinemas del mundo recibiendo muy buenas críticas y con un presupuesto de producción de 100 millones de dólares, recaudó casi 235 millones de los verdes.

Esta realización de corte futurista nos muestra un mundo recuperado de un desastre natural y que cuenta con robots humanoides, y donde experimentan con un prototipo capaz de amar a sus propietarios. Un modelo robótico con sensibilidad y que en la medida en que se activan esos “sentimientos”, surgen situaciones que llenan la trama de drama y suspenso.

Ese idealismo de “Súper Hombre”, que necesita crear vida desde lo artificial, ve su sueño realidad en el personaje de David, interpreado por Haley Joel Osment, aquel niño que sorprendió a los cineastas con la actuación de un jovencito que ve fantasmas en la laureada cinta “Sexto Sentido” (1999), protagonizada por Bruce Willis.

La pinochesca historia del humanoide David, que aliado al Gigolo Joe, caracterizado por Jude Law, se aventuran a buscar una “Hada Azul” que lo transforme en un niño de carne y hueso, nos muestra un guión poco original, pero con una carga dramática que mezclada con los avances tecnológicos de la fecha ofreció una interesante propuesta.

A Law le favorecen esos personajes frescos y “despreocupados”, su hilarante interpretación como un mujeriego empedernido en “Alfie” (2004), el intrépido Capitán Sky en “Sky Capitan y el Mundo del Mañana” (2004), o el audaz Dr. John Watson en “Sherlock Holmes” junto a Robert Downey Jr., así lo confirman.

“A.I. Artificial Intelligence” es un película que ya cumple 15 años, pero ha logrado colarse en la propuesta de Claqueta como una sentimental producción muy oportuna para que los jovencitos de esta generación reciban un efectivo mensaje de autoestima y carácter. Un largometraje que la naturaleza discriminatoria del ser humano frente a lo incomprendido, y con una exquisita carga de valores cívicos.

 

AUTOR:

Like

About the Author

Rafael Henríquez
Director y Productor de Con Miel y Con Hiel Mass Media, Periodista, Cronista Deportivo, Locutor, Escritor.