¿La Fuerza se despertó o se clonó?

Like

Star Wars es considerada como la realización cinematográfica que refleja con mayor acentuación la “cultura pop” estadounidense. Además, es la saga galáctica más seguida y admirada por los amantes del séptimo arte.

No es necesario utilizar dos o tres párrafos explicando los antecedentes de la más emblemática producción del género “Ópera Espacial Épica”, si hasta aquellos que no se alinean entre los fanáticos de la franquicia conocen bastante detalles de la misma, debido al bombardeo mediático que recibe.

Pasada la resaca del estreno de la última entrega, Star Wars: Episode VII – A Force Awakens, sí es preciso manifestar una dura crítica a lo que entiendo es una falta de respeto a los seguidores de tan prolífica cinta.

¿Cómo es posible que se pretenda captar a las nuevas generaciones copiando en esta “nueva” entrega a la que desató la euforia actual, Star War: Episode IV – A New Hope (1977)?

Pretender ganarse la preferencia de nuevos fanáticos con un vil duplicado; aquellos nóveles, que influenciados por sus padres o parejas descargaron, compraron o pidieron prestadas las primeras tres entregas de la serie, con el objetivo de empaparse y ser testigos oculares del nacimiento de este imperio cinematográfico.

La película empieza y da la sensación que la primera parte es una retrospectiva del “Episodio VI”, primera de las siete entregas, como forma de refrescar la memoria del espectador. Pero a la medida que la cinta avanza las escenas son cada vez más familiares y repetitivas.

Las similitudes son innegables y descaradas. Los personajes son calcados y fotocopiados, las situaciones recreadas son repetitivas y facsímiles.

La transcripción es tal que los diálogos, las gesticulaciones, el contexto, las actuaciones y hasta los paisajes son similares a la primera realización de George Lucas, creador de la franquicia.

No es justo que le brinden a los fieles seguidores un espectáculo tan deprimente y con tan poca originalidad como el presentado en “…A Force Awaken”. Bastante dinero se ha recaudado, aproximadamente 5,510 millones de dólares entre las seis entregas anteriores, para que se despachen con este deprimente largometraje.

Más que un nuevo episodio, esta continuación de la saga debería ser catalogada como “remake” de Star Wars: Episode IV – A New hope. 

Nota al margen: vean mejor Deadpool, me lo agradecerán.

 

AUTOR:

Like

About the Author

Rafael Henríquez
Director y Productor de Con Miel y Con Hiel Mass Media, Periodista, Cronista Deportivo, Locutor, Escritor.